16 de junio de 2009

Rossi's team

El partido que disputaron en la tarde de ayer Italia y Estados Unidos sirvió para mostrar las debilidades que tiene la actual campeona del mundo, y es que los titulares del partido eran los mismos que en prácticamente todo el mundial de Alemania. Con tan poca renovación en dos años, es difícil conseguir frescura en cuanto a lo físico y en cuanto a lo técnico. Esto quedó demostrado con la salida de dos chicos "nuevos", Rossi y Montolivo. Por otra parte, E.E.U.U. está en vías de formar un equipo competitivo para el mundial del próximo verano, además venía con cansancio arrastrado de los partidos para la clasificación al mundial.


El partido comenzó un tanto aburrido con mucha posesión en mediocampo de ambos conjuntos, pero con poca profundidad. Hasta que llegó la expulsión de Clark en el minuto 32 tras una patada en el centro del campo a Gattusso. Esta acción animó el partido, ya que poco después Bornstein introdujo en su propia portería un pase diagonal dirigido hacia Camoranesi, que al partir en fuera de juego se anuló el gol. En el minuto 39 Altidore bajó un balón largo dentro del área y recortó a un lentísimo Chiellini que cometió penalti; la pena máxima la convirtió Donovan y puso a su equipo por delante en el marcador poco antes del descanso y con uno menos. Parecía que Italia no podía reaccionar, había sido noqueada por los "yanquees" y se llegó al descanso.

En estos momentos parecía que estábamos llegando a la primera sorpresa del torneo, pero Italia salió del túnel de vestuario con energías renovadas y afrontó el segundo período con bastante empaque. Italia llegaba al área de Tim Howard pero no daba auténtica sensación de peligro, hasta que en el minuto 56 entraron Montolivo y Giusseppe Rossi por Gattusso y Camoranesi; es decir, dos "vacas sagradas" por dos cachorrillos. Parecía que Lippi al fin se decidía a cambiar su selección, a darle sabia nueva. Pues bien, minuto y medio después Rossi robó el balón en tres cuartos de campo, avanzó cinco metros y se sacó un trallazo con efecto hacia fuera que sirvió para darle el empate a la selección "azzurra". Desde ese momento Italia llegaba con bastante peligro y era cuestión de minutos que se llevase el gato al agua. Transcurría el minuto 71 cuando De Rossi cogió el balón a unos 30 metros de la portería, se colocó y disparó por bajo al palo largo un auténtico obús. Tras el gol, los estadounidenses salieron un poco de su área e intentaron dar muestras de peligro, pero el peligro no llegó realmente hasta que salió Kljestan y le dió algo más de calidad al centro del campo. Con E.E.U.U. volcada en el campo italiano, llegó una triangulación magnífica de Italia que tras llegar a la línea de cal Pirlo con una especie de cola de vaca se zafó de su defensor, llegó a línea de fondo y puso el balón atrás para que Rossi metiese y diese por finalizado el partido.

Seja o primeiro a comentar

Publicar un comentario

También me puedes leer en elfutboldiario.blogspot.com

Pekefutworld © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO